Además de trabajar en el sector del video también realizo fotografías. Tanto dentro como fuera de Sevilla muchas parejas son las que han confiado en mí para que plasme ese día en imágenes.

Realizando mi trabajo durante tiempo me he dado cuenta de que aunque hayas visto cientos de bodas, la tuya, tiene una magia irreproducible, un código de barras único, una huella dactilar propia, y en ese momento sabes que nunca habrá otro momento igual, que ese recuerdo lo conviertes en tuyo, en vuestro y es para siempre.

Cuando la boda termina ya solo te queda el recuerdo, y es cuando valoras un buen video o un buen reportaje fotográfico.

No existen dos personas iguales, ni tampoco dos bodas iguales, y a la hora de guardar estos recuerdos hay quien también desea tener fotografías con este toque especial, un recuerdo de lo que fue aquel momento y poder tenerlo en la mejor calidad posible para poder mostrarlo. Imagínate en el futuro, dentro de muchos, muchos años enseñándoles el reportaje de fotos o el vídeo de tu boda a tus nietos. Compartiendo el momento, ese recuerdo único que pudiste atesorar.

Poder detener un instante para recordarlo el resto de tu vida es algo casi mágico, y ahora al alcance de cualquiera.